Sunday, December 17, 2017

 El tiempo y las distancias son unas cosas curiosas. Constantes, hasta que cambian. Y dan miles de vueltas. Y luego todo vuelve al inicio.

[Adiós invierno,
see you soon]

Tuesday, December 05, 2017

Es tiempo de parar, cuando te enfermas debes escuchar a tu cuerpo. Hoy siento la cabeza ligera y los ojos cansados, pero no puedo parar de pensar. Aún no sé bien como, pero este año se acaba y comenzaré el próximo en pleno movimiento.

¿Dónde está el tiempo para parar? El tiempo este año ha cambiado de consistencia, gira y gira. Se detiene. Vuelve a comenzar. Pasa mientras hago otras cosas, pasa mientras lo miro atentamente. Si la vida va a ser así de ahora en adelante, ya no se sentirá tan corta y sin embargo, sigue volando.

Nothing’s easy. But nothing’s impossible either.

Creo que esa es la síntesis del año. Cuando siempre has tenido privilegios, las cosas suelen llegar relativamente fáciles. No es que no tengas que trabajar por ellas, pero no sueles encontrarte con rechazos. No sueles tener que intentarlo no sólo una y otra vez, sino decenas de veces. Pero las cosas no son imposibles. Y es el soñar con la posibilidad lo que te hace intentarlo una y otra vez, hasta que encuentras algo. Puede ser lo que buscabas, puede ser algo que no sabías que buscabas. Pero aparece ahí. 

Friday, November 24, 2017

That's a really difficult question for me. Mostly because i don't believe in regret. Maybe you were expecting a list of things and you are going to end up with almost a letter of my rambling. But if you ask such a personal question, then you know you may have this kind of response.

When i was 14 or 15 years old i realized that time flies. It is a young age to see that, but I knew i was right. And that changed everything for me. Most people goes through life thinking they are immortal. But when you know that's not true and you know you just have this life (a life that it's going to fly), then you don't have time to think if you would do things differently. You have to do the things you want while you can.

There is a really great poem in spanish that i read, it is call "instants" and talks about all the thing the poet would do differently if he/she would have another life. And the last line says something like: But you see, i am 85 years old, and i know i am dying. I said to myself, that it's not going to happen to me. I am not going to be dying and thinking of that question and saying, yes, i would have done things differently.

So, maybe if i've have known about some things in the past i would have acted different. But i didn't and i am happy with who i am today. I didn't knew it was possible to be a software engineer or that online therapy was a thing. Or that you could be an editor. In Chile all those things seemed sci-fi. My life could have been very different, but then again, the person i was would have dare to take those decisions?

Even when i do think i should have done some smalls things differently. Like when i was in London on a walking tour and i saw a French guy that liked me. Now i see that moment and think, you should have changed your plans and stay with him and get to know him or add him to facebook or ask for his number. But i didn't and a possibility went missing. But in that moment i didn't want to, i really wanted to do the thing i was in London for. Maybe now i just want the good story about meeting a french guy in London. If anything, it will make me think twice the next time I meet a guy on some romantic book plot circumstances.

I like to think that if i could live again this life i would have been a better person. But i am just so certain that it's this life i am living the one that is making me a good person in the process. The only thing i know, it is that we are making choices now. We can make ours life really different in the future and we have an opportunity to improve. For me the only point of asking that question, is if it is going to start make you live the way you want. If you are already doing that, then the answer it's no, i wouldn't do anything differently.

Wednesday, November 22, 2017

Sin título



Si me miro desde afuera, me tendría que sonreír a mi misma. He recordado muchísimo lo que José Luis me dijo mientras estaba en Cartagena, que después de este viaje ya no iba a mirar las cosas de la misma manera y que aún si volviera, ya no podría volver a lo mismo, porque nada sería lo mismo.

En cierta forma, estos últimos meses en Irlanda han sido mucho más difíciles y han requerido mucha más fuerza y mucho más coraje que todos los anteriores que me los pasé deambulando por ahí. Hay cosas que sólo te las puede dar el paso del tiempo, que lo decanta todo y te deja con lo fundamental. Sé que si no hubiera sido por mi experiencia en Grecia y en Europa del Este, no me habría atrevido a tomar las decisiones que he tomado este tiempo. Sé que sino hubiera sido por esos años malisimos donde parecía que todos morían a mi alrededor, hubiera pensando que este par de semanas donde las cosas no me salen como quiero a la primera, las habría considerado difíciles.

Pero hoy mi privilegio no me nubla la mente y sé que necesitaba que las cosas no salieran a la primera para tener que enfrentar las cosas y pensar. Para poder experimentar el poder de ser la dueña de mi propia vida, a pesar de lo que suceda afuera. Porque siempre nos llegan señales, si tenemos el corazón abierto a ellas y sabemos escuchar.

Hace unas semanas leí un libro que me hizo replantear como venía viviendo las cosas. En Chile, era suficiente con seguir el camino marcado y mis ventajas me llevaban inmediatamente al siguiente nivel. Del colegio a la mejor universidad, del examen de grado a conseguir un trabajo en un par de semanas. No es que no trabajara por eso, porque lo hice. Pero las cosas se dieron relativamente faciles y me dejaron esa sensación de que sólo bastaba con desear algo y poner el esfuerzo para ver resultados inmediatos o en el tiempo esperado. Cuando la vida no funciona así para aquellos que no tienen privilegios.

Y porque no soy tonta, decidí venirme a vivir una vida sin tantos privilegios. O al menos, dónde soy más yo y mi trabajo. Porque privilegios sigo teniendo montones. Y fue en ese estar perdida, en que las respuestas no aparecieran solas, que me llegó la señal. Tenía tiempo, eso que ansiaba como loca, y tenía en mis manos las herramientas para hacer algo con eso. ¿Quería escribir un libro algún día? Podía empezar por volver a practicar la escritura y contarme  a mi misma la historia de mi viaje, para poder compartirla y descubrir las cosas para las que estaba demasiado ocupada viviendo como para notar. ¿Quería montar una exposición algún día? Podía ponerme a pintar como si no hubiera mañana para poder ir mejorando y con suerte, vender mi primer cuadro.

Esas dos cosas estaban a mi alcance y cuando empecé a hacerlas, volvió a salir el sol y todo tenía un sentido de nuevo. Tuve un cambio de paradigma, porque ya no hago las cosas por dinero. Que necesito, pero no tanto. Las hago por ellas mismas y eso no solo me ha llenado de dicha, sino que me ha enseñado a dejar de esperar, de preguntar que vendrá en el futuro. Porque si trabajas y expresas quien eres a través de tu trabajo, las cosas llegaran.

Y en esa mentalidad las asociaciones han empezado a llegar solas y los contactos también. Y ahora, aunque parezco una veleta que va de un lado a otro, estoy recolectando y pensando que es lo que quiero hacer. Y vuelvo a tener un proyecto que transciende cualquier trabajo momentáneo. Un proyecto tan grande como el viaje, que me dará nuevamente un norte. Es la semilla que estoy plantando y que cuidaré en los próximos años.

Es tiempo de dejar que el invierno lo calme todo y siga decantando.

[En paz]

Tuesday, October 31, 2017

Samhain

Dicen que en la noche de Samhain el velo entre los dos mundos desaparece y los espíritus pueden andar entre los vivos. Hoy es mi primer Samhain de verdad, vivirlo en un lugar donde el invierno realmente está llegando y las noches comienzan a hacerse más largas, se siente muy diferente.

Más allá de las supersticiones y de sentirme más cercana o no a mis muertos, hoy mientras miraba los fuegos artificiales realmente sentía que estaba viviendo la entrada a una nueva época. Es tiempo de guardar, de tomar todos los aprendizajes, todas las experiencias y decantarlos. Dejarlos reposar para que formen algo nuevo, con la esperanza de que las semillas vuelvan a germinar en primavera. Es tiempo de ver si aquello que he hecho durante este largo verano, podrá llevarme por los meses de invierno.

Es tiempo de parar y mirar las fogatas iluminar la noche.

[Magic is in the air]

Wednesday, October 25, 2017

Historia de Parques


Hay un parque a la vuelta de mi casa que me hace soñar. Trae recuerdos de otro parque allá en el tiempo donde la imaginación volaba y seis eucaliptos eran un bosque impenetrable. Allá donde el asfalto de las calles era ríos de lava y las bomboneras de gas  eran palacios para los dioses del agua, del viento, de la tierra y del fuego. Me pregunto cuantas historias tendrá este parque ¿Habrán niños imaginando que viven en una tribu mientras buscan palos que parezcan arcos y flechas?

Yo lo veo y veo a las hadas mirando hacia el puente de piedra esperando a que una pareja lo cruce para echarles un encantamiento de amor. Veo las rosas y me imagino un palacio donde vive una princesa algunas veces a la semana, cuando su mamá la deja salir a jugar. Veo el estanque lleno de patos, con un cisne que espera que algún día lo comprendan. 

Hay tiempos que no volverán, pero a veces cuando el sol de la mañana acaricia el pasto y lo hace destellar, recuerdo ese otro parque y me vuelvo a transportar. Y tal como una niña, camino temerosa por la fragilidad de los recuerdos, asombrada que me hayan vuelto a dejar entrar a ese parque de nunca jamás.


[Inspiración por doquier]

Saturday, October 14, 2017

Creo que tengo mucho tiempo libre y pocas personas que hayan experimentado lo mismo que yo. Sigo en el limbo, pero luchando por retener lo que sentía cuando estaba viajando. Parece el destino del eterno inconformista. Cuando me movía, necesitaba parar. Ahora que estoy quieta, necesito de nuevo movimiento. Tanto tiempo hace que me ponga a pensar y a dejar de estar en el presente.

Siento que quiero solucionar algo que aún no es un problema, sólo para hacer algo  y adelantarme a los posibles errores. Y la vida diurna me está pasando nuevamente la cuenta. Tengo un cansancio que no me puedo sacudir, y me mata mis horas más productivas, las de la noche.

Y me aterra el futuro, el seguir en este limbo o el estar tan ocupada trabajando que no me quedará tiempo ni para existir más de dos días a la semana. Pero soy afortunada. Afortunada por conocerme. Por saber que si esto es bajo la rueda, es que he mejorado con los años. Saber que el tener otro horario y arrebatarle cada día momentos de profunda alegría a la vida, son la solución.

Necesito aprender a no ponerme estos pesos imaginarios y necesito algo más mio. Nunca me deja de sorprender como es que le pedimos señales a la vida, en plan de broma, en plan de pataleta. Y va ella y nos lo tira en la cara - o en el kindle- y lo dice con todas sus letras. Estoy más cerca de mi vida ideal de lo que he estado nunca. Y lo que más me asusta es vivir sin un propósito. Pero yo puedo construir ese propósito y qué si es trabajar dos años para después irme seis meses a hacer algo más. Lo importante es que el tiempo no se me vuele entre las manos. Yo necesito poder decir esto:

If the day and the night are such that you greet them with joy, and life emits a fragrance like flowers and sweet-scented herbs, is more elastic, more starry, more immortal- that is your success.


[Y eso es un propósito] 

Tuesday, October 03, 2017

Limbo

Conocí Escocia, hace una vida atrás. Llevo casi un mes en Irlanda y estoy en una especie de limbo, tratando de ver que oportunidades se presentan y que quiero hacer. No me quiero ir aún, pero el tiempo pasa y todos me miran preguntando ¿Y ahora qué?

¿Qué quiero de mi vida?
¿Hacia dónde voy?

Tantos posibles caminos, que lo único que sé es que me toca experimentar y tratar de sacudirme esta sensación de no estar viviendo. Pasé seis meses hermosos viviendo sólo en el presente. Y ahora que me preguntan por el futuro, me siento perdida. Perdida porque ninguno de los caminos que veo me convence y muchas decisiones me asustan.

¿Qué es lo que sé?

- Me quiero quedar aquí un tiempo más. ¿Qué es un tiempo? Más meses, quizás un año. Quizás no sé.
- Quiero volver a sentir la vida sin rutina, pero sin preocupaciones.
- Quiero seguir pintando tanto como ahora.
- Quiero seguir viajando y conociendo.
- Quiero seguir leyendo y disfrutando de series y películas.
- Quiero un hogar que sea mío.
- Quiero ayudar a otros.
- Quiero tener un grupo de personas cercanas.
- Quiero cruzar el atlántico cuantas veces lo desee.
- Quiero escribir más.

Tendré que meter todas esas cosas en la juguera y descubrir como vivirlas.

[Mar de incertidumbres] 

Thursday, August 24, 2017

La etnografía de los espacios en tránsito

He pasado muchas horas en aeropuertos esperando vuelos, y es la segunda vez en menos de seis meses que quiero pasar algunas horas en el aeropuerto de Barajas, pero nunca lo había hecho en la noche. Hay una atmósfera distinta en este grupo de trasnochados que esperan un vuelo por la mañana sin querer o sin poder dormir. Algunos matando el tiempo, otros aprovechando el precioso regalo de vivir unas horas en un ambiente extraño. Tiene mucho de estar de paso, de estar en espera de algo. Todos estamos en un pequeño oasis de tiempo antes de seguir ruta, pero sin duda que las caras cuentan historias muy distintas, a pesar del sueño y las futuras ojeras. Y el estar en ese punto intermedio entre poder viajar en avión y no poder pagar por un hotel y un traslado de madrugada. ¿O hay gente que prefiere vivir estas tranquilas horas en el aeropuerto?

Lo que es yo, he descubierto que no hay nada como estar en tránsito para ponerse a pensar y encontrar palabras que poner por escrito. En este momento mis pensamientos van para todos lados, tratando de descifrar el idioma en el que habla la pareja de al lado mío ¿Será portugués? ¿Será un italiano regional?, tratando de recordar los sentimientos de esta mañana, las reflexiones del viaje en bus.

Creo que me tengo que quedar con la epifanía de hoy:

Esto no puede ser el período "especial" de mi vida, esto tiene que ser mi vida y el trabajo en la rueda, el período "especial" de mi vida. Qué si uno dura 2, 3, 5 años y el otro unos meses. Cuando el tiempo se transforma en un elástico y pierde su organización 5 o 6 meses son toda una vida. Son incluso más que 2 años continuos de rutina de trabajo. Le dan un sentido a esos días de trabajo que yo no imaginé nunca que la vida podía tener. Va más allá que los malos ratos valieron la pena. Estos meses han transformado a mi trabajo por conseguirlo en algo que no puede ser visto en dinero. Que ganas de haber sabido en esa época que la retribución por el trabajo iba mucho más allá del reconocimiento o el dinero que me pagaban, que estaba en lo que yo hacía con ese dinero.

Podría dejar que se fuera entre los dedos, alcohol, vacaciones, comidas ricas, pequeños lujos diarios. Podría transformarlo en una casa, en seguridad, en más estudios. O podría usarlo para vivir una vida completamente distinta a la armada por otros, por la sociedad, por mis miedos.

Quizás algún día mi trabajo sea tan autobiográfico que mi vida sea mi trabajo y mi trabajo mi vida. Hoy ver a Picasso me enseñó que existen las personas que logran eso. Pienso que esa debe ser mi búsqueda a futuro. Poner el aprendizaje que me ha dado todo este tiempo que he tenido para experimentar y vivir de otra forma y unirlo "a la vida normal". Lo que sea que eso sea.

Siempre me he jactado de saber que la vida es corta, das dos pasos y ya se acaba. Pero este año siento que por fin he vivido de verdad. Que hasta antes de este año no había experimentado la vida en toda su potencialidad. Las fuerzas del equilibrio dicen que no todo puede ser así siempre, pero es mágico descubrir la potencialidad que tenía la vida y saber que esta al alcance. Saber que es lo que me hace sentir así de bien. Me pasaba la vida buscando un sentido, y he descubierto que el sentido esta en vivir. Menuda frase de cliché, pero es que hasta que no sabes realmente lo que puede ser la vida, no te pones a pensar en la pérdida de tiempo que es vivir de cualquier otra manera. Después de todo, damos dos pasos y ya se acabó ¿No deberíamos hacer de esos dos pasos los más eternos que podamos?

[A unas horas de atrapar sueños

Thursday, August 17, 2017

Algo ha sucedido. De repente veo las cosas y no me parecen imposibles. Y ya ni siquiera me preocupa hacia dónde va la vida, qué será de mi, qué estoy haciendo.
Soy un velero que navega hacia donde le llevan los vientos. Y podré con las cosas que vayan surgiendo o haré mi mejor esfuerzo y sino, siempre puedo cambiar rumbo. Es el privilegio de tener una manta de seguridad.

¿Qué haces cuando te das cuenta que la vida es esto que tienes en este presente? ¿Que no hay más? Pues intentas recordar los malos momentos para atesorar los bellos momentos que vives. Dudo que se pueda estar mejor de lo que estoy ahora y eso mismo debería traer un equilibrio. Estoy demasiado arriba de la rueda y ya debo empezar a bajar, para no olvidar que la vida es una rueda.

Ya es hora de dar en vez de tanto recibir. Es hora de preguntarme como crear un puerto donde atracar mi velerito cuando se venga el invierno o la necesidad del hogar. Es hora de empezar a cimentar todo el aprendizaje.

[En paz]